¿Hay que censurar los libros antiguos que no son políticamente correctos?

¡¡Hola lector@s!!!

Hace unos días, salió la noticia que el Francia han cambiado el título del libro de Agatha Christie ‘Diez negritos’ por el de ‘Eran diez’ a petición del bisnieto de la escritora y propietario de los derechos de autor de todas sus novelas. En su solicitud argumentaba que Christie quería entretener a sus lectores y que no hubiese permitido que cualquiera de sus obras ofendiera a nadie. Además del título, también se ha suprimido de la novela la palabra ‘negro’, que aparecía 74 veces.

No soy quien para criticar la decisión del bisnieto que entiendo que tendrá más autoridad que nadie para saber si la autora preferiría o no que cambiaran el título. Lo cierto, es que el libro ya se había retirado de la plataforma Amazon después de la polémica que hubo con la obra ‘Lo que el viento se llevó’, tachada de racista.

La cuestión no es si la palabra ‘negro’ tiene connotaciones racistas o si ‘Lo que el viento se llevó’ ofrece una visión idealizada de la esclavitud, que opinó que sí. Lo que yo pregunto es si es lícito censurar obras, ya sea libros, música, cine o cualquier otra representación que se os ocurra, porque no va acorde con los ideales actuales.

«Lo que yo pregunto es si es lícito censurar obras, ya sea libros, música, cine o cualquier otra representación que se os ocurra, porque no va acorde con los ideales actuales.»

Voy a explicarme, hay una diferencia entre criticar que una obra tiene connotaciones racistas y querer que esa obra se retire del mercado. Yo creo que censurar, porque es una censura aunque no nos guste la palabra, obras antiguas por el hecho de que no son acordes con la moral actual es como si quisiéramos hacer ver que esas ideas no existieron.

Leer de forma crítica

Y aunque nos pese y nos cueste creer hubo una época en que estaba bien visto considerar a la gente de color inferior al hombre blanco, donde la esclavitud era normal, donde se aceptaba socialmente que una mujer siempre estaría supeditada a un hombre y donde una persona homosexual era condenada a prisión e, incluso, a muerte.

No digo que las obras no deban ser señaladas y discutir su contenido. Evidentemente, no solo se puede, sino que también se debe hacer. Pero se tienen que seguir leyendo de una forma crítica porque necesitamos ver y entender la sociedad de cada época. Ahora empezamos censurando libros de ficción, pero si vamos en esta línea podemos acabar censurando libros de historia o cualquier otra cosa.

Soy de la firme opinión que los libros de otras épocas no se pueden juzgar solo con la moral actual, y remarco la palabra ‘solo’. Considero, y muchos expertos también, que una obra ya sea libro de ficción, diario, película, canción, ensayo, pintura, etc., hay que leerla y entenderla en su concepto. Y luego, evidentemente, podemos hacer un análisis de cómo era la sociedad entonces y cómo es ahora y apuntar las diferencias.

Voy a poner un ejemplo, supongo que todos habréis oído hablar alguna vez del programa de radio Consultorio de Elena Francis, que estuvo en antena con gran éxito entre 1945 y 1984. En él, las mujeres escribían sus inquietudes y eran contestadas en antena por la señora Francis, que en realidad la locutora no era Elena Francis ni las respuestas las preparaba ella.

Hace un par de años, por un trabajo de la universidad, pude consultar los guiones originales de varios programas. Evidentemente, se me ponían los ojos como platos cuando a consultas como mi marido me es infiel, la respuesta era que del tipo que eran hombres y que no se lo recriminara. O peor aún, mujeres que eran maltratadas por sus maridos y se les contestaba que intentara ser más cariñosa y comprensiva con él. Pero lo cierto es que esas cartas también son un retrato de la sociedad española de la época, que vivió bajo una dictadura militar ultra conservadora y católica durante 40 años.

Si censuramos obras escritas durante el franquismo donde se elogia a Franco y se muestra a los republicanos como escoria, también estamos censurando parte de nuestra historia reciente y, estamos quitando valor a todas esas personas que lucharon durante décadas, muchas veces poniendo su vida en peligro, para romper con esa ideología y poder avanzar hacia la democracia.

«Por eso, considero que debemos dejar que esos libros siguen escritos en su forma original para que, como sociedad, podamos comprender nuestra historia»

Si censuramos libros donde muestra que en cierta época el racismo era la norma, estamos censurando a todo un movimiento que luchó, y lucha para que las personas de color tuvieran los mismos derechos que el resto de la sociedad. Y si censuramos un libro por machista, estamos tirando por tierra todo el movimiento feminista.

Por eso, considero que debemos dejar que esos libros siguen escritos en su forma original para que, como sociedad, podamos comprender nuestra historia y podamos entender que, aunque aún quedan muchas cosas por hacer, sí hemos avanzado. Para que podamos ver que sagas como Harry Potter, que siguen siendo éxito hoy en día, no tiene ninguna representación racial o del colectivo LGTBI.

Podemos criticarlo, la libertad de expresión es un derecho fundamental, pero censurarlo es repetir los errores del pasado.

Evidentemente, hablo de obras antiguas, no de actuales. Si una novela actual perpetúa el machismo, el racismo o se olvida que en la sociedad hay diversidad cultural y sexual, yo me niego a leerle.

Entonces, os preguntaréis, ¿por qué critico la censura de algunas obras? Por todo lo que he dicho durante el artículo. Hay que leer las obras sabiendo que el contexto social era otro. No puedo poner en el mismo saco a Margaret Mitchell, autora de ‘Lo que el viento se llevó’ que ahora tendría 120 años y a Orson Scott Card, autor de la saga ‘El juego de Ender’ por ser, y lo digo claramente, un homófobo.

Y ahora decidme vosotr@s, ¿estáis de acuerdo con este nuevo ‘criterio’ de apartar obras porque no es acorde con las ideas de la sociedad actual? ¡Os leo en comentarios!

¡¡Nos vemos en la próxima entrada!!

Etiquetas
¡Compartelo!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Noticias Relacionadas

1 comentario en “¿Hay que censurar los libros antiguos que no son políticamente correctos?”

  1. Es que no hay debate. Nadie tiene la autoridad moral para decidir qué es moral o no. No rotundo a la censura, tanto de libros antiguos como de libros modernos. Ello solo es propio de dictaduras y de personas que no han leído un libro en su vida, más allá de las «hojas parroquiales» que les dictan sus «influencers ideológicos». ¿Cuántos de los qué han acusado a Lo que el viento se llevó de racista lo habrán leído. Ninguno. Esos solo buscan iconos culturales para que se hable de sus chorradas. ¡Saludos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *